Transferencia Autóloga de Grasa

En este tratamiento, se elimina la grasa de una parte del cuerpo (generalmente de las nalgas, muslos o estómago) y luego se utiliza para llenar los vacíos causados por las arrugas, por tanto, no hay posibilidad de reacciones alérgicas pues es la grasa del propio paciente.

La grasa puede ser transferida a muchas áreas de la cara: labios, barbilla, huecos debajo de los ojos, cicatrices de acné, así como ayudar a corregir los defectos causados por la cirugía y las lesiones relacionadas con un trauma.
En general, la transferencia de grasa requiere tres o cuatro tratamientos para lograr resultados duraderos. Cuando los pacientes ven que los resultados comienzan a desvanecerse, pueden someterse a otra transferencia de grasa. Después de unos pocos tratamientos, la piel podrá conservar el aspecto más firme y suave durante años.

BannersHome01
BannersHome02
BannersHome03